domingo, 18 de enero de 2009

La famosa historia de la loncha de jamón de York

Cuenta mi madre que, siendo cinco hijos como éramos y todos chicos (buscaba la niña pero debía estar hablando por teléfono o algo así porque no la encontró), había pocos ratos de descanso. Uno de esos escasos momentos en donde sacaba unos minutos de tranquilidad era cuando entraba en el servicio. Pero ni aún así. Cuenta mi madre que un día vió como por debajo de la puerta del baño asomaba una loncha de jamón de york y una voz desde el otro lado de la puerta de unos de mis hermanos pequeños que preguntaba "Mama ¿Me puedo comer estooo?.

2 comentarios:

  1. Jajajaja, joder tío, espero que estuvieras vacunado...

    ResponderEliminar
  2. jajajajaj!!!! buenísimo!!! las mejores risas con anécdotas, nada de chistes ;)

    ResponderEliminar